Sistema de leyes en Colombia

Colombia es un estado social, estructurado en forma de república unificada, con una gran autogestión en sus organismos, posee un gobierno político popular, democrático y representativo en el que hay una evidente y lógica base de poderes como lo son el ejecutivo, legislativo y judicial.

Los colombianos tienen una gran capacidad para crear leyes que carecen de algún sentido lógico. Frente a cada problema de la vida se crea una ley o un decreto o una directiva o todo junto de ser posible. Esto ha traído problemas al estado, y de cierta forma impide el desarrollo del mismo.

A esto se le agrega que los legisladores con frecuencia omiten que también es parte de sus deberes derogar normas y no solamente crearlas. En Colombia se especula que actualmente hay cerca de 20 códigos, 16 estatutos o leyes que requieren de una cantidad considerable de abogados para ser interpretadas.

Claramente, no todas estas reglas son necesarias para mantener una sociedad equilibrada y en armonía. Según cálculos realizados por expertos en el área, sobran una cantidad de 15.000 normas que son prácticamente obsoletas y aun así continúan formando parte de los textos legales ya que nadie se ha encargado de excluir aquellas disposiciones que no se necesitan.

Se intentó que las universidades y los colegios de abogados que existen en el país pongan a sus profesores y estudiantes en el trabajo de revisar qué leyes se necesitan y cuáles no. Pero no se logró este objetivo, lo cierto es que hay ausencia del compromiso de las facultades de derecho para ayudar al sector público con esta tediosa tarea. De igual forma al congreso y el gobierno le ha faltado motivación al intentar realizar la meta trazada.

Se ha hablado sobre la presentación de un proyecto que derogará todos estos reglamentos obsoletos. Pero han pasado una cantidad de años y ese ideal se quedó sólo en eso. Actualmente el presidente volvió a recordar al pueblo su promesa e informó que se va a presentar, de forma definitiva, un borrador de propuesta derogatoria de normas innecesarias en la sociedad colombiana, que la evalúe el Congreso exactamente después del 20 de julio. En este caso solo faltaría que los parlamentarios apoyan esto o por lo contrario ponen trabas para poder lograr esta limpieza a las leyes.

Lo que está principalmente claro es que en Colombia se han tardado demasiado en concretar o lograr dicha misión. Por ejemplo, países como Perú van más adelantados en este aspecto y mostraron preocupación por la complejidad de su sistema legal a la hora realizar la búsqueda de inversión extranjera, ya llevan dos años tramitando con su Congreso y se ha logrado la efectividad derogatoria de 5 mil leyes de un total de 17 mil que no son necesarias para esta nación.

Si el estado lograra entrar en el compromiso con sus parlamentarios para ser asesorados correctamente por sus universidades en el marco de su función social, las cosas funcionaran y avanzan muy rápido logrando el propósito de hacerlo todo un poco más simple, viéndose todos los involucrados beneficiados.