Las leyes y decretos colombianos más extraños y curiosos

La justicia en Colombia suele dar que hablar. Pero se hace más polémico cuando nos informamos de sus leyes,normas y decretos que han estado imperantes en la nación. Se ha vetado el tránsito de burros por sus rúas, fallecer, el uso del poncho, esparteñas y minifaldas, en una nación donde fácilmente se pueden rebasar los 40 grados en verano. Igualmente se condena contar secretos de otras personas, ser infiel a una mujer y los entretenimientos de azar. Os contamos algunas de sus normas más extrañas y curiosas.

Decreto de Baraona, prohibido morir
En el año 2013, el alcalde del pueblo de Baraona, anunció en los medios informando que firmaría una ley que prohíbe que los ciudadanos murieran en la región. Motivado a que el cementerio, que lleva aproximadamente 150 años en funcionamiento, no tenía ya capacidad o sitio para los fallecidos. Se obligaba a las personas que estaban cercanos a fallecer a mudarse de la zona, y en caso de no cumplir la normativa, el fallecido debería abonar una falta económica al estado.
La firma y aprobación de la ley fue un método de persuasión para aumentar los bienes económicos y así construir un cementerio con una mayor capacidad. Gracias a esto hay un nueva zona dedicada a ello, aunque no posee licencia de articulación, el alcalde logró su principal objetivo, entrando en los decretos más descabellados de Colombia.

Decreto de prohibición al uso ponchos, alpargatas y pedir la voluntad
El alcalde de Bogotá, estuvo pocos meses en el poder, pero el suficiente para superar con récord la firma de decretos. Siendo casi unos 400. La condena del uso de la ruana a los conductores que trabajan para el servicio público fue uno de los que más indignaron y el que causó su salida del poder. Dado que quería implantar un estilo más elegante y propio de Europa penalizo también el uso de chanclas.
En esa misma línea mientras estuvo en el gobierno decretó una semana para cambiar las fachadas y que sólo pudieran lucir colores neutros y suaves como el marfil, amarillo, crema, rosa claro y azul pastel. También, sancionó la pedida de limosna, dando la orden de que todos aquellos que sean pillados ejerciendo la mendicidad serán arrestados por la policía y llevadas a un albergue o un calabazo dependiendo del grado de ilegalidad.

Ley de prohibición al uso minifaldas
El gerente del Hospital Rosario Pumarejo de López, de Valledupar, se vio en la necesidad de proteger a las mujeres de las enfermedades, virus y alergias. Fue así como decidió decretar que se eliminaría el uso de la minifalda en un pueblo donde la temperatura puede alcanzar hasta los 40 grados centígrados.
En el año de 2009 imprimió letreros que pegó en las paredes y entrada del hospital donde indicaba que para todo el personal queda prohibido el ingreso en short y minifalda a la institución. Entre más cubiertas llegaran a visitar a sus familiares, estarían menos expuestas a contagios por el alto número de enfermos que ingresaban con heridas abiertas.